Anuncios
       
       

Reconociendo la gran labor en conservación de la biodiversidad, pero también en vinculación comunitaria, equidad de género y accesibilidad universal, la Corporación Nacional Forestal (CONAF) celebró este 30 de septiembre el Día Nacional de las y los Guardaparques.

Día Nacional de las y los Guardaparques

La Corporación Nacional Forestal (CONAF) celebró este 30 de septiembre el Día Nacional de las y los Guardaparques.

La actividad central, además de ceremonias de reconocimiento en todo el país, se efectuó en el Parque Nacional Río Clarillo, y en la oportunidad se conoció el nuevo sendero de accesibilidad universal con que contará esta área silvestre protegida de la localidad de Pirque, Región Metropolitana, el que está en su etapa final de construcción gracias al aporte de la Embajada de Canadá y la Cámara Chileno Canadiense de Comercio.

Nuestro país cuenta con un Sistema Nacional de Áreas Silvestres Protegidas del Estado (SNASPE) conformado por 106 unidades, 42 de ellas parques nacionales, 46 reservas nacionales y 18 monumentos naturales, administradas por CONAF, y que abarcan una superficie de sobre el 21% del territorio nacional, resguardando de manera efectiva los ecosistemas del país para así mantener los procesos evolutivos que permiten conservar la diversidad biológica. En estas áreas protegidas desarrollan su labor las y los guardaparques.

Con el fin de destacar el trabajo que realizan, el Estado de Chile, mediante Decreto Supremo 255, del 6 de septiembre de 2016, estableció el “Día Nacional de las y los Guardaparques”, cuya publicación en el Diario Oficial se verificó el 16 de noviembre de ese año. La fecha del 30 de septiembre recuerda la creación de la primera área silvestre protegida de Chile, la Reserva Nacional Malleco, en la Región de La Araucanía, en 1907.

Día Nacional de las y los Guardaparques

En la actividad central, en el Parque Nacional Río Clarillo, se entregó reconocimientos a todos quienes se destacaron, en el último año, en diferentes ámbitos de su accionar.

Por lo mismo, todos los años se reconoce la labor de quienes se han destacado en diferentes ámbitos de su accionar. Esta vez, se distinguió a Paulina Correa, del Parque Nacional La Campana, y Alberto Villegas, del Parque Nacional Llanos de Challe, en el tema de vinculación comunitaria; a Juan Carlos Caticura, del Parque Nacional Vicente Pérez Rosales, en accesibilidad universal; a Roxana Aguirre, de la Reserva Nacional Pampa del Tamarugal, y José Luis Gutiérrez, del Parque Nacional Pan de Azúcar, en gestión con enfoque de género; y Alejandra Castro, de la Reserva Nacional Los Flamencos, y Florentino Alvarado, de la Reserva Nacional Malalcahuello, en aplicación de tecnología en monitoreo y conservación de la biodiversidad.

Además, se entregó un reconocimiento póstumo a Patricia Rodríguez, quien en su rol de guardaparques en la Región de La Araucanía fue una de las propulsoras de la equidad de género en este ámbito de trabajo, y a Luis Guillermo Bravo, gran gestor de las áreas protegidas en la Región Metropolitana y del Cuerpo Nacional de Guardaparques. También se reconoció a Mario Maturana y Ricardo Cárdenas, por su gestión en la disminución de las brechas de género y en el fortalecimiento de la profesionalización de los guardaparques.

La ceremonia de celebración fue encabezada por el seremi de Agricultura de la Región Metropolitana, Omar Sabat; la delegada presidencial de la Provincia Cordillera, Mireya Chocair, el gerente de Áreas Silvestres Protegidas de CONAF, Ítalo Rossi, el embajador de Canadá, Michael Gort; el director de CONAF Región Metropolitana, Alex Madariaga, y el vocero del Consejo Nacional del Cuerpo de Guardaparques, Daniel Medel, y representantes de la ONG Pew, entre otras autoridades.

Uno de los aspectos subrayados por todas las autoridades fue el importante trabajo que realizan las y los guardaparques a lo largo de nuestro país en la conservación de la biodiversidad y que son ellas y ellos los verdaderos ecoguardianes de nuestro país, porque se entregan por entero en la protección de los recursos naturales y culturales que se resguardan en las áreas silvestres protegidas del Estado que administra CONAF.