Anuncios
       
       

Chile cuenta con más de 45 observatorios astronómicos, turísticos y científicos, con un tremendo potencial para desarrollar cada vez más el astroturismo y ser una de las principales atracciones para turistas nacionales y extranjeros. La mayoría se concentran en el Norte del país, principalmente en las regiones de Antofagasta, Coquimbo y Atacama, debido a las excelentes condiciones atmosféricas que propicia el Desierto de Atacama, posibilitando la observación por 300 noches al año.

Galaxia. Foto ESO.

Actualmente hay dos observatorios astronómicos en el sur del país, ambos ubicados en la Región del Bío Bío ¿Pero por qué no se ha desarrollado el astroturismo con más fuerza en esta zona? Las razones son dos, explica Ronald Mennickent, astrónomo y director de Investigación y Creación Artística de la Universidad de Concepción (UdeC).

“No hay muchas noches despejadas durante el año para hacer observación astronómica en el rango óptico electromagnético, ya que la meteorología en el sur no es tan buena como en el norte. A esto se suma que hay pocas instituciones con astronomía profesional. Tenemos la Universidad de Concepción, pero en otras universidades del sur no está desarrollada la carrera de astronomía”, dice.

Observatorio UdeC “Wangulenmapu”

Uno de los observatorios en el Sur de Chile, ubicado en la región el Bío Bío esta en la Universidad de Concepción y se utiliza en el Departamento de Astronomía. “En el observatorio tenemos dos telescopios, uno que compramos hace un año y que reemplaza al más antiguo que tiene 10 años. Lo utilizamos para formar a los alumnos en el entrenamiento de observación astronómica, pero también se utiliza bastante para la difusión de la astronomía. Vienen grupos de estudiantes y público en general, atendemos a cerca de 2 mil personas al año que lo visitan”, explica el astrónomo de la UdeC, Ronald Mennickent.

Eclipse, foto de Benjamín Briones Grand.

El telescopio tiene un espejo de 12 pulgadas de diámetro y está ubicado en el sexto piso del edificio de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la universidad. Utiliza un detector controlado por un PC en la sala de control. Esto le permite obtener imágenes digitales del cielo en múltiples filtros. También dispone de un espectrógrafo.

Está abierto al público de forma gratuita los días 5 y 20 de cada mes, excepto febrero y según condiciones climáticas. Horario entre 19:00 y 20:00 horas. Para coordinar visitas llamar al +56412203366. Por la contingencia sanitaria se encuentra cerrado al público, pero abrirá sus puertas cuando los protocolos sanitarios así lo permitan.

En Wangulenmapu se puede observar la Luna en sus distintas fases, los planetas (Venus, Marte, Júpiter y Saturno), nebulosas, estrellas interesantes y cúmulos de estrellas.

Observatorio Elke

Observatorio Elke.

Arnoldo Bustos fundó el Observatorio Elke, ubicado en la calle Alfa Centauro en la comuna de Penco, en la Región del Bío Bío. Lo construyó en 1962 en las antiguas dependencias de la empresa Refinería de Azúcar CRAV. Desde esa época y hasta ahora ha sido clave para la difusión de la astronomía y el conocimiento científico de la zona, recibiendo a cientos de turistas cada año de forma educativa.

El telescopio ha permitido a los visitantes disfrutar de los cielos del sur de Chile. En el año 2000, Arnoldo Bustos, falleció, pero su legado lo continúa su hijo Paris Bustos. En el año 2011 gracias a los fondos del FONDART, construyó una cúpula de fibra de vidrio y una sala de reuniones de forma cilíndrica donde realizan semanalmente interactivas charlas. Además cuenta con un domo planetario que visita colegios de la comuna.

Las visitas se realizan tras coordinación con el equipo del observatorio, pero debido a la contingencia sanitaria se encuentra cerrado, pero esperamos pronto volver a encontrarnos. Sus datos de contacto son: teléfono: +5696202 8488. Correo: obser.elke@gmail.com. Web: https://observatorioelke.webnode.cl. Facebook: Observatorio Elke. Valores: $3.000 adultos y $2.000 niños.

Créditos de fotografías según orden de aparición: ESO – Benjamín Briones – Observatorio Elke.

Fuente: Chile es Tuyo – Sernatur