Anuncios
       
       

El mejor Día de San Valentín para los chilenos es aquel que se pasa en pareja, disfrutando con las cosas que más le gustan a ambos. Y si una de ellas es viajar, Marcelo Pérez Castillo, director para Chile de Assist Card, recomienda algunos de los mejores destinos para que esta celebración de los enamorados tenga un escenario.

Si de viajar dentro del país se trata, Rapa Nui, también llamada Isla de Pascua, es una opción “mágica”, ya que sus playas paradisíacas, como es el caso de Anakena, más las huellas arqueológicas de una cultura ancestral inmensa, hacen de este lugar, conocido como “el ombligo del mundo”, algo único e incomparable.

La isla, declarada patrimonio cultural por la UNESCO, exhibe orgullosa símbolos de la cultura Rapa Nui como esos gigantes de piedra llamados moais, bailes típicos y volcanes majestuosos cuyos cráteres se hicieron lagunas por las que se puede navegar en barcas hechas de junco.

“Por si fuera poco, la gastronomía local ofrece exquisitos platos que invitan al amor en este territorio donde se celebran bodas con ceremonias locales simbólicas por parte de una empresa que acondiciona cuevas y otros “recintos privados”, afirma el alto ejecutivo, incluyendo cama, luces, cocktail y desayuno por la mañana. No menos son quienes van a la isla a pasar su “luna de miel”.

Iquique, vocablo aymara que significa “lugar de sueños y de descanso”, es otra excelente opción con su playa Cavancha, una de las más bellas del norte de Chile, y hoteles para todos los gustos y  bolsillos, además de una gastronomía local donde sobresalen pescados, mariscos, y sabores andinos que crecen.

Iquique.

Esta ciudad ofrece una importante historia que puede apreciarse en las oficinas salitreras Santiago Humberstone y Santa Laura, ambas declaras Patrimonios de la Humanidad y monumentos nacionales, ya que testimonian el período de esplendor y contrastes que vivió esta región como la principal productora de salitre.

“A su vez brinda la belleza del interior que puede recorrerse en un corto trecho para llegar al oasis de Pica y sus baños termales, pasando por La Tirana y Matilla, donde además de la tradicional fiesta de la Virgen del Carmen se pueden apreciar las huellas del paso de los españoles”, manifiesta Pérez Castillo.

En el sur, Pucón está envuelto en romanticismo. Emplazado en la Región de la Araucanía y a orillas del lago Villarrica, es el balneario lacustre más importante de nuestro país, teniendo una gran variedad de atractivos turísticos como centros termales y parques nacionales de singular belleza por los que se puede pasear de la mano, admirando el entorno.

Montañas, ríos, cuevas volcánicas, folclore y artesanía, la posibilidad de practicar deportes de aventura, más una identidad gastronómica marcada por la cocina mapuche y el complemento de la española, pueden hacer de San Valentín una celebración que se prolongue por varios días.

Más allá de nuestras fronteras

Si se prefiere atravesar nuestras fronteras, Perú es una buena alternativa y un destino top para los foodies de Sudamérica. Lima y sus muestras arquitectónicas coloniales como, la Plaza Mayor o “Damero de Pizarro”;  el Palacio de Gobierno, la Municipalidad, la Catedral, el Palacio Arzobispal y el  Convento de Santo Domingo son dignos de visitar. Ni hablar del “Puente de los Suspiros”, inmortalizado en uno de los valsecitos peruanos más conocidos del planeta.

En el centro histórico, es aconsejable visitar el Cordano, uno de los bares más antiguos y tradicionales de Lima. Más lejos, el Distrito de San Isidro, nuevo corazón financiero de la ciudad, y Miraflores, una zona espléndida con vista a la costa limeña y excelentes restaurantes.

Cerca del corazón de nuestro continente, Brasil ofrece a los enamorados destinos de ensueño como Ilha Grande, en el estado de Río de Janeiro, con costas diferenciadas: el litoral norte (de mar tranquilo e ideal para hacer snorkeling) y con amplias playas inexploradas, sin infraestructura. En el lado sur está Lopes Mendes, rankeada entre las mejores playas del país y el mundo.

Trancoso es otro destino ideal para las parejas, siendo en la playa más sofisticada del sur de Bahía. Su estilo es definido como hippie-chic y tiene barrios cerrados, un Club Med, paradores con DJ y Beach Clubs. Búzios, por su parte, sigue en el ránking por su proximidad a Río y variedad de balnearios. Sus posaditas llenas de hibiscos frente al mar lo hacen perfecto en San Valentín.

Para los amantes de Estados Unidos, el Día de los Enamorados da la posibilidad de escaparse del calor y partir a Washington DC, perfecto para las parejas que tienen un presupuesto limitado, ya que se pueden visitar muchas cosas gratuitamente como en el caso de museos, lo que se puede completar con un romántico picnic en algunas de las muchas áreas verdes que posee la ciudad y al caer la noche disfrutar de un espectáculo ad hoc en el Centro John F. Kennedy.

Otro lugar lleno de romance es San Francisco, donde se puede visitar la escultura de Cupid’s Span al pie del Golden Gate, explorar la ciudad en teleférico o recorrer los valles de Napa y Sonoma, haciendo excursión por sus viñedos y catar sabrosos vinos similares a los chilenos.

Si se buscan playas, de esas que quedarán para siempre grabadas en la memoria, Honolulu brinda las mejores posibilidades para un viaje romántico con su litoral espectacular y varios senderos por los que se puede pasear y hacer las promesas de amor más irresistibles.

“No importa lo cerca o lejos que se quiera viajar para disfrutar de este San Valentín, pero es fundamental hacerlo protegido con una asistencia de viajes de calidad que los asegure ante cualquier imponderable: problemas de salud, extravío de equipaje o atrasos y cancelaciones de vuelo, entre muchos otros que suelen ocurrirle a la mitad de los viajeros, según estudios”, concluye el director para Chile de Assist Card.

Share This