Anuncios
       
       

SAN PEDRO DE ATACAMA – Este jueves 30 de mayo, a las 17:00 horas, los habitantes de San Pedro de Atacama recibirán en un acto simbólico, de manos de Pangea Fundación, un mural de aproximadamente 150 metros cuadrados, único en su tipo. La obra mural “Tierras de Atacama” fue financiada a través del Fondo de las Culturas y las Artes, ejecutada con voluntarios locales y jóvenes provenientes de casi todo Chile, quienes trabajaron utilizando la técnica de pinturas de arcilla, plasmando en uno de los muros del Cuerpo de Bomberos de la comuna un conjunto de elementos propios de la identidad atacameña.

Para Marcela Serrano, directora de la fundación que este 2019 cumple ya cinco años, el proyecto forma parte de la esencia de Pangea, que es “rescatar y poner en valor las construcciones de tierra, el patrimonio construido en tierra y sus derivados”. “Cuando hicimos el primer mural de revoque fino, en el Terminal de Buses, el trabajo tuvo una aceptación inmediata y muy buena en la gente, quienes nos pedían que buscáramos el espacio para otro; dimos con Bomberos, quienes por medio de una carta de compromiso facilitaron el espacio”, agrega.

“Tierras de Atacama” nace como una creación colectiva, se realizaron talleres en los cuales se discutía sobre los elementos que debían estar presentes como parte del patrimonio tangible e intangible, sintetizándose el trabajo en textos y bosquejos, los que luego fueron llevados a un diseño de líneas más profesionales por un equipo de artistas.

La naturaleza, a través de flamencos, llamas y flora autóctona, se acompañan de elementos simbólicos: la Chakana, las constelaciones, el rostro de un bombero y oficios tradicionales como la tapialera, el adobero son algunos de los personajes que componen la mega pintura. En un plano mayor destaca el Volcán, la elaboración del arrope de chañar y la mujer como ente de conexión entre el cielo, la tierra y el inframundo. 

El agua como protagonista

“Todo el mural es atravesado por una greca que evoca el agua”, señala Marcela. Un elemento decorativo pero con un gran simbolismo para la comunidad, que decidió en sus jornadas de creación que el vital elemento es el origen de la existencia en medio del “desierto más árido del mundo”, considerando el actual estado de amenaza en el cual se encuentra debido a la sobre explotación de diversas industrias que han llegado a instalarse a la zona.

“Habitamos en un pueblo donde todos sabemos que el agua está en riesgo, por eso en cierta forma el mural busca ser un llamado de atención, una invitación a tomar conciencia”, añadió.

Darle vida a un elemento considerado inerte

Con respecto a la técnica de pinturas de tierra, Serrano detalla que su preparación se realiza en base a una mezcla de arcillas, cola fría y aceite de linaza. “Antes se pintaba con cal, con polvos de piedras, ciertos minerales que se usaban combinados. La llegada de las pinturas sintéticas le quitó espacio a esta práctica en los cotidiano”, complementa Leyla Sánchez, parte del colectivo Pelweno Artes y Oficios, que colabora con Pangea en la ejecución del mural.

Para iniciar el trazado, en primer lugar se tuvo que trabajar en la preparación del muro, retirar la pintura y estabilizar la base con un imprimante, al mismo tiempo que otro equipo recorrió los alrededores de San Pedro en busca de los colores que darían vida a las tonalidades con la que posteriormente trabajarían los pintores. Se realizó una segunda convocatoria a quienes quisieran conocer la técnica de elaboración, proceso que estuvo acompañado por el brasileño Fernando Cardoso, quien por años ha estudiado la elaboración de pinturas en base a arcillas.

Romina González, historiadora del arte, afirma estar honrada de haber tenido la posibilidad de adquirir conocimientos de parte de un experto en la materia como es Cardoso. “Él lleva años estudiando las pinturas de arcilla, a pesar de que no se dedica al muralismo maneja muy bien cómo funcionan y ha logrado perfeccionarlas. Con su visita lo que Fernando buscaba es dar a conocer esta práctica a la gente, mediante talleres y diálogo”.

Por sus dimensiones, Ximena Ancavil, arquitecta que también participó del proceso, espera que “Tierras de Atacama” pueda posicionarse como un hito identitario y atractivo turístico de la comuna, al mismo nivel que la tradicional iglesia del pueblo. “Puede convertirse en un gran ícono de San Pedro, cuando por lo general las personas ven la tierra como algo inerte, nosotros le hemos dado vida, con una paleta de colores increíble”.

Recepción de la obra

Para este jueves, a las 17:00 horas, está programada la entrega oficial del mural a la comunidad de San Pedro, oportunidad en la cual sus creadores podrán explicar en detalle los significados, símbolos y elementos que componen la obra. En el evento también participarán los bomberos, grupos musicales y posteriormente se realizará un ágape para que los asistentes puedan compartir con los artistas y voluntarios que participaron del proceso.

Marcela Serrano destaca que buscarán que el mural pueda ser apreciado 24/7. “Los bomberos quieren iluminar el mural y tengo entendido que ya se están haciendo gestiones para ello, con la colaboración de privados. Queremos que el acto de la entrega sea un espacio de interacción final con la comunidad, para decirles “Esto es de ustedes”, “es para nosotros”, una obra que busca ser muy respetuosa con el entorno.

Pero este proyecto no es el único en el programa del quinto aniversario de Fundación Pangea ya que durante el año se desarrollarán talleres gratuitos de técnicas de construcción con tierra y uno que tendrá una duración de un mes sobre técnicas de construcción con vigas y arcos de caña. Además de la publicación de una investigación financiada por medio del Fondo del Libro que rescata el patrimonio arquitectónico de San Pedro de Atacama. Quienes deseen participar de dichas actividades pueden solicitar información al correo Pangeafundacion@gmail.com

Share This