Anuncios
       
       

La actividad turística de Brasil inició el 2022 con niveles casi idénticos a los registrados hasta marzo del 2020, con un 85 por ciento del tráfico aéreo restablecido y un 80 por ciento de la ocupación hotelera, lo que lleva a proyectar un año de sólida mejoría a medida que la pandemia esté controlada.

Canto do Forte, Praia Grande, Sao Paulo

Canto do Forte, Praia Grande, Sao Paulo

El año pasado impuso grandes retos al turismo mundial, afectando a la economía del sector, con su consecuente impacto en la creación de empleo y de nuevas empresas. Brasil ha puesto en marcha políticas públicas orientadas a la recuperación de la actividad, con inversiones en infraestructura, reducción de impuestos y garantía de prácticas de bioseguridad con el debido reconocimiento de las autoridades.

Hasta mediados de 2021, la prioridad del Gobierno brasileño fue la recuperación, mantenimiento y fortalecimiento de su mercado interno. Dentro de sus fronteras creó un certificado nacional de turismo responsable, un sello de calidad que obtienen los establecimientos que cumplen con los protocolos de bioseguridad para que los visitantes tengan una estadía segura.

Además, invirtió US$1.000 millones en asistencia al turismo para obras, exenciones fiscales, subsidios al empleo, capacitación y créditos a tasas subsidiadas. Esto en paralelo a una campaña de vacunación que ya llega a 145 millones de personas en todo el país.

Carlos Brito, presidente de la Agencia Brasileña de Promoción Internacional del Turismo (EMBRATUR). comentó que “somos optimistas. En sociedad con el Ministerio de Turismo, desarrollamos un esfuerzo continuo enfocado en el fortalecimiento del sector, internamente, y en la promoción de los atractivos brasileños en el exterior»

Añadió Brito que «con una sólida campaña de vacunación y la reapertura de fronteras terrestres y aéreas, nuestra expectativa es que los viajeros internacionales regresen lo antes posible a disfrutar de las riquezas únicas que tenemos en Brasil, en todos los rincones del país”, comentó

Praia do Rosa Garobapa, anta Catarina.

Praia do Rosa Garobapa, anta Catarina.

EMBRATUR retomó sus actividades internacionales en el segundo semestre del año pasado con una campaña enfocada en promover los destinos naturales de Brasil, lanzada en Japón durante los Juegos Olímpicos de 2021.

También retomó su participación en ferias y formó alianzas estratégicas en Dubái para promover los destinos de Brasil en el Medio Oriente, entre otras acciones encaminadas a fortalecer la actividad turística.

Siguiendo las tendencias y la inteligencia turística, la agencia ha estado trabajando para reposicionar a Brasil como un destino naturalmente seguro, donde millones de visitantes puedan reconectarse con la naturaleza, evitando también las aglomeraciones de los grandes centros turísticos.

Uno de los logros más significativos en el 2021 de las políticas llevadas a cabo por Embratur y el Ministerio de Turismo fue la elección de Brasil como sede de la primera oficina de la Organización Mundial del Turismo (OMT) en América Latina.

El anuncio oficial fue hecho en la última reunión de la organización, que tuvo lugar en Madrid, España, en diciembre de 2021. La oficina entraría en funcionamiento a finales de este año y ayudaría a ampliar la presencia internacional de Brasil y la región como potencias turísticas.

La prioridad de Brasil para 2022 es la reactivación total de un sector que, hasta 2020, representaba el 8% del PIB nacional. En el último trimestre del año pasado, EMBRATUR activó campañas de promoción en los países sudamericanos que más turistas envían a Brasil, como Argentina, Chile, Paraguay y Uruguay, anticipando que la demanda turística se reactivará en esta temporada de verano.

“También queremos trabajar con nuestros vecinos para promover de manera conjunta los destinos de la región para que quien viaje a Sudamérica visite más de un país; queremos posicionarnos conjuntamente entre los principales players globales. Tenemos todo para eso”, dijo Brito.

Chile es uno de los mercados más importantes de la región para el turismo brasileño. De acuerdo a operadoras como Despegar, Río de Janeiro fue el destino de playa más popular para los chilenos. Con varios vuelos diarios para Brasil, Chile tiene a favor una robusta conectividad aérea regional, que lo consolidó como un hub sudamericano. Con la reapertura de las fronteras aéreas y la recuperación de la red aérea internacional a niveles cercanos a la pre pandemia, la expectativa es que más chilenos vengan a Brasil en los próximos meses.

Fotos: Cortesía de Embratur