A partir del viernes 14 de enero, el proyecto Vino del Desierto de la Universidad Arturo Prat (UNAP) vuelve a abrir para quienes estén en búsqueda de actividades al aire libre y de experiencias únicas en el desierto de la Pampa del Tamarugal. La iniciativa es financiada por la compañía Teck Quebrada Blanca.

Proyecto Vino del Desierto

A partir del viernes 14 de enero, vuelve a abrir el proyecto Vino del Desierto de la Universidad Arturo Prat (UNAP).

Ubicado a unos 97 kilómetros de Iquique (Región de Tarapacá), en la ruta a Pica y Matilla, comuna de Pozo Almonte, a unos 1.000 metros sobre el nivel del mar, se encuentra la Estación Experimental Canchones de la UNAP, donde se planta la única cepa 100% chilena registrada -conocida como Tamarugal- y que da vida al Vino del Desierto.

Se trata de un interesante atractivo que entrega una experiencia única, donde los visitantes pueden recorrer la historia, bodega, viñedos y gastronomía con identidad local y que, en el marco de la pandemia por el coronavirus, ha tomado una serie de medidas sanitarias -sugeridas por la Subsecretaría de Turismo y el Ministerio de Salud- como el uso obligatorio de mascarilla, aforos restringidos, además de todos los protocolos de higiene, limpieza y sanitización.

Asimismo, para que la experiencia sea más segura, las visitas se harán mayoritariamente por el exterior y en grupos de máximo diez personas.

Proyecto Vino del Desierto

Integrantes del equipo del proyecto Vino del Desiertorecorren el sector.

“Esperamos que todos los visitantes disfruten y vivan una experiencia única y segura en la ruta del vino en la Región de Tarapacá. Además, el principal objetivo es ser un aporte al turismo regional, incluyendo un nuevo punto con atractivo propio, de manera de mostrar los resultados del proceso de investigación aplicada de la UNAP en el tema de la vitivinicultura» recalcó Marcelo Lanino, director del Proyecto.

En tanto, el presidente de la Mesa de Turoperadores Turísticos, Mario Muñoz, señaló que como gremio han implementado una serie de medidas y protocolos como las reservas online, pago con tarjeta, sanitización de vehículos, traslado desde su domicilio al lugar de destino turístico, entre otros aspectos que garantizan una experiencia confiable y segura.

Los turistas no sólo se enfrentarán al protocolo sanitario y a la belleza de un viñedo y bodega en el desierto, sino que también podrán degustar la gastronomía con la cepa Tamarugal y Gros Colman del Vino del Desierto a través de la alianza con las emprendedoras locales, cuyo fin es generar economía circular y gastronomía que potencien y valore el territorio regional.

Para más información o reserva, deben escribir al correo rutadelvinoreservas@gmail.com o llamar al fono +56974317104.